El mismo día, en simultáneo llevamos acabo la actividad en Ramírez, trabajando de la mano con nuestras profesoras del coro. Hicimos pizzas, jugamos y pasamos un rato que nos permitió vivir otra realidad, llena de esperanza y felicidad.